DRY no apoya ninguna candidatura electoral

IMG_20140403_144611Debido a las noticias que se están divulgando en la prensa estos días nos vemos en la obligación de volver a informar a la ciudadanía, y a los medios, de que la mal llamada Asociación “Democracia real Ya”, nada tiene que ver con la Plataforma pro-movilización ciudadana Democracia Real YA! (*1)
Se está luchando legalmente para que dicha asociación deje de utilizar fraudulentamente el nombre de esta Plataforma, que nació como una opción apartidista y asindical. Esta nueva acción de la Asociación “aDRY” les aleja una vez más de los principios fundacionales del colectivo que impulsó la manifestación del 15 de Mayo de 2011, expresados en nuestro manifiesto (http://www.democraciarealya.es/manifiesto-comun/).
Por eso queremos desmentir que Democracia real YA! esté dando su apoyo a ninguna candidatura electoral; y que la asociación, que mal utiliza nuestro nombre, no está legitimada de ninguna forma a hablar como “una de las fuerzas motoras del 15-M”, dado que fueron y son una escisión que se desmarcó claramente del movimiento 15M, tanto en ideología como en practicas democráticas.
Deberá ser ahora la candidatura apoyada la que decida si quiere mantener el lastre que supone que una organización de este tipo les preste su apoyo. Porque #EsoNoEsDRY
¡Porque no somos mercancías en manos de políticos ni banqueros!
Plataforma Democracia real YA!
(*1) Links con comunicados anteriores:
Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • Meneame
  • Tuenti

22 de Marzo Marchas de la dignidad – Manifiesto

NO AL PAGO DE LA DEUDA
NI UN RECORTE MÁS
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA
PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODOS Y TODAS

Plan 22MEn 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos.
Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante. Se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro. Los trabajadores y trabajadoras no se merecen este atropello a nuestra dignidad colectiva.
Cientos de miles de familias han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar, solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros a los que los estados siervos de la Troika alimentan a costa de empobrecer aún más a la clase trabajadora y a las personas más indefensas.
Mientras, la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo. Trabajadores y trabajadoras que, ante la difícil situación, no pueden ni siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. El sistema intenta obligarnos a mostrar agradecimiento a los empresarios, convertidos por el sistema en benefactores de la sociedad. Es hora de repartir el trabajo y la riqueza, y que las personas trabajadoras puedan sentirse dueñas de su futuro.
Nuestra juventud no tiene posibilidad de forjar un proyecto de vida digno con las actuales políticas y  se ve abocada a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos.
Decimos no a un sistema patriarcal que nos arrastra a épocas del pasado, quitándonos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, negándonos la capacidad para decidir sobre si queremos o no ser madres, provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza.
Estamos sufriendo las políticas ejecutadas por el gobierno del PP al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos.
93eb2-marchas-de-la-dignidad-madrid-22m-madrid-co-22-03Privatizan lo rentable mientras nos recortan el presupuesto en salud, educación, dependencia, transportes públicos, agua, energía, comunicaciones, servicios sociales, etc.., lo que redunda negativamente en nuestros derechos ciudadanos. Se ríen de nuestros mayores que sufren una enorme pérdida de su poder adquisitivo, mientras ven como sus ahorros de toda la vida están secuestrados por la estafa bancaria de las preferentes y otros productos financieros delictivos.
marchandoEl gobierno del PSOE, con el apoyo del PP, modificó el artículo 135 de la Constitución para que se priorice el pago de la deuda frente a los derechos y necesidades de las personas. Lo justificaron diciendo que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que había que ser austeros y, por tanto, era imperativo recortar el déficit. Sin embargo, no ha habido ningún recorte a la hora de inyectar decenas de miles de millones de euros para salvar a los bancos y especuladores.
Están aprovechando la crisis para recortar derechos. Estas políticas de recortes están causando sufrimiento, pobreza, hambre e incluso muertes y todo para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a costa de nuestras vidas.
Porque nos han robado la libertad.  Al capitalismo le sobran las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable.
Para la mayoría social esta crisis-estafa está significando un gigantesco drama humano. Sin embargo, para una insignificante minoría supone un gran negocio. Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Es un sistema que necesita la represión para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle.
La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente debido a los mismos elementos presentes en su nacimiento, el cual tuvo lugar en contra del pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad. Los derechos y libertades nos han sido robados para favorecer los intereses de una minoría y asegurar sus beneficios, los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, a base de desmantelar la educación y la sanidad públicas, de reducir drásticamente las pensiones de nuestros mayores, de apoderarse de nuestras  viviendas y de cerrar empresas, y despedir a miles de trabajadoras y trabajadores.
Los distintos Gobiernos se sitúan fuera de la legalidad, convierten en negocio los derechos que tanto costaron conquistar y sustentan la corrupción, un hecho generalizado pero no independiente del sistema económico, que forma parte de la estructura misma de esta sociedad y es indispensable para su desarrollo. Tanto los corruptores como los que se dejan corromper forman parte de este sistema injusto de producción y distribución de la riqueza.
Llamamos a los pueblos a que ejerzan su soberanía, alzando su voz de abajo arriba, democráticamente, para construir un proceso constituyente que garantice realmente las libertades democráticas, el derecho a decidir y los derechos fundamentales de las personas.
Desde la MARCHA DE LA DIGNIDAD 22M, consideramos que es importante articular una movilización unitaria, masiva y contundente contra las políticas que atentan contra los derechos humanos y la justicia social.
Una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, por la renta básica, por los derechos sociales, por las libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan.
Exigimos, por tanto, que se vayan. Que se vaya el Gobierno del PP y, también, todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos, todos los gobiernos que colaboran con las políticas de la Troika.
Por eso hacemos un llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español, Madrid, el 22 de Marzo. Ese día llegaremos columnas de todas las latitudes de la Península a Madrid y convocamos a los madrileños y madrileñas a salir a la calle e incorporarse a esa gran movilización de la mayoría social.
.
PAN, TRABAJO Y TECHO
A LA CALLE!!, QUE YA ES HORA

English Version

No to pay the debt
No more cuts
Out governments Troika
Bread, work and shelter for all

We’re starting 2014 with no improvement for the workers, sunk in an unprecedented capitalist crisis and without any measures on the part of this illegitimate government other than misery, precariousness and repression, rulers who act as reall representatives of big banks, employers and big business, of capitalism, under the order of the Troika (the European Commission, the Central European Bank and the International Monetary Fund)..

We’re living in a situation in which every minute we’re being pushed to brink, a situation against which we must all start to give a real, collective, mass answer, by fighting from the grassroots, from our different territories but with one voice. Because with every day that goes by the situation is getting more agonizing, more difficult.

In the Spanish State there are hundreds of thousands of us who have lost our homes or who don’t receive benefits for dependents. There are more than 6 million of us without paid work and unemployed. We’ve got tens of thousands of working people without any unemployment benefits at all. There are more than a million of us who are living below the poverty line – and all that’s going down while the “Popular Party” continues with its cuts, destroying and robbing the health system, education, culture, pensions, closing down local television stations that are essential to the survival of minority languages and other public services. And they go on privatizing anything that’s profitable and giving tax benefits to the rich (bankers, big business, the Church, etc.)

There are more than 500,000 of us, young and not so young people, that have been forced to emigrate in order to try to eke out our living in one way or another. And despite this, they go on shutting down small and medium businesses with impunity, destroying most the real productive fabric, both industrial and agricultural, which could give work to the majority of the population.

In this context women have long had fewer rights: the right to live without male violence or to decide over our own bodies the right to family planning.

In our country if you were born somewhere else in the world, if your skin’s a different color or you have another religion, they take away your fundamental rights (healthcare, education et.) and can even shut you up in an Internment Center, even though you’ve committed no crime.

Simply for speaking our own minority language, simply for wanting to live in accordance with the culture of our land, we can be fined or even thrown into prison like during Franco’s fascist dictatorship, but now they call it democracy.

Fines and criminal penalties, imposed just for exercising the right of freedom of speech or the right to disobey unjust laws, are heavy, but the corrupt élite never go to prison and never have to pay for the damage they cause.

While the Government continues to hand out cash to big building firms, to the energy companies, to bankers and to corrupt businessmen etc. They’re leaving us with no work, no house, no health care, no pensions, no university grants, no schools, no education, no future: in a word no life.

They’re raising taxes, the price of energy and basic products for the poorest of use, while they’re reducing to a bare minimum employers’ social security contributions, to “create” work, they cynically say, and they turn a blind eye to massive fraud, corruption and capital flight. And without money we’re left with no house, no job and no wherewithal to survive.

Both the so-called Popular Party (PP) and the so-called Spanish Socialist Workers’ Party (PSOE) are the culprits. To reduce us to this situation they made the constitutional reform in 2011, a Treaty with the European Union and an Organic Law to guarantee payment of the debt and, if need be, to suppress any public institution (like the Statute of Autonomy of the Valencian Country), if it doesn’t reduce its debt (and so its provision of public services) whenever and however they want.

We fought with great sacrifice to gain our social rights and we’re just not prepared to lose them. We demand from politics the transformation of our economy to make it an economy at the service of humanity and to guarantee that these rights can be universally exercised.

That’s why we demand:

The abrogation of all the counter-reforms that have been forced down our throats (labor laws, laws affecting pensions, education the right to safe legal abortion, the 15/97 act which commoditizes health care, the law of civil repression etc).

A realistic plan against unemployment and a law establishing a basic income.

Stoppage of all evictions, the guarantee of the fundamental right to housing and to the basic utilities of water and energy.

Universal, free and high-quality public services´.

Realistic and effective policies to ensure equal opportunities, regardless of a person’s origin, sexual orientation, gender identity, diversities or age.

A guarantee of the reimbursement of the loans made to banks and their nationalization along with the nationalization of all strategic companies and sectors.

A fiscal policy whereby those that have more, pay more and public social expenditure is guaranteed above everything else.

A guarantee of the right to decide, in all spheres, as persons, workers, peoples. Because we demand real democracy.

In order to advance in the construction of unity and people’s power … we must advance in the Marches for Dignity so we can arrive in Madrid on March 22 from all cardinal points of the Spanish State!

We want to live and work with dignity in our land with our people!

To defend all that is and should be ours, struggle is the only way!

Bread, a roof, rights and dignity for all workers.

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • Meneame
  • Tuenti

Sobre los asesinatos en la valla de Ceuta: La vergüenza ajena como militancia

Victimas CeutaÉrase una vez el final de las colonias imperiales. Después de muchas luchas de liberación  nacional  las comunidades originarias y las mestizas expulsaron a los dueños de las metrópolis, a los opresores de las banderas, mediante alianzas vencedoras que posteriormente no posibilitaron otro reparto de las riquezas ni mundos nuevos en los que el buen vivir fuera garantía. Pero las comunidades no se detuvieron.

Las elites mundiales son un camaleón terrible capaz de amar todas las banderas y de hacer ver cínicamente que incluso ama la democracia. Para mantener su posición privilegiada, el camaleón asumió que las colonias debían acabar y glosó los versos más emocionantes mientras maquinaba como continuar con la dominación. Como si de un artista se tratase, pensaba formas y colores en las que el mercado y los carros militares campasen a sus anchas. El camaleón dibujó una nueva estética postcolonial que nada sabe de imperialismos, y que pinta con sangre y sufrimiento paisajes de destrucción innecesaria. Mientras, las elites hacían famosa la palabra neoliberalismo bombardeando las ciudades más estratégicas para imponerlo, y robaban tesoros más allá de lo que ninguna avaricia pueda imaginar, las resistencias se ponían en contacto y comenzaban a crear los mapas del presente con los cuales reorientarse para habitar un mundo nuevo, al que podemos llamar aldea global.

La primera función de la resistencia consiste en inventar sensibilidades nuevas. Para hacer frente a las dominaciones de raza, clase y género solamente se puede pensar en practicar vidas no fascistas que se expresen como revoluciones, como temblores a la búsqueda del respeto por todas y cada una de las personas que vivimos en trocitos de la aldea que son a la vez metrópolis y colonia, en cada sitio de manera diferenciada, con matices grandes y pequeños. La búsqueda de un horizonte alcanzable, que sume los deseos de dignidad que laten en los corazones de quienes conocemos la palabra respeto, es la emoción que subyace a la sensibilidad de la resistencia y que ésta siempre quiere movilizar.

Cada vez que una persona migrante atraviesa las barreras de hilos electrificados, los desiertos inhóspitos y los mares feroces que separan territorios mundiales, está dando un paso adelante en la construcción de una comunidad que reivindica la deserción y el derecho de resistencia ante de uno de los frentes más pesados del régimen de guerra global permanente: el sistema de fronteras.

Las fronteras se combaten atravesándolas, agujereándolas, rodeándolas y derribándolas. Ya no hay continentes opresores, o metrópolis opresoras, solamente hay posiciones de fuerza y repartos desiguales en un imperio capitalista unificado al que atravesar, agujerear, rodear y derribar. La lucha por el estatus de ciudadanía global es una de las actitudes políticas comunes a priorizar, independientemente de la mayor o menor comodidad con la que hoy las fronteras nos atraviesen o con la que atravesemos nosotras las fronteras.
Quienes quieran participar en la construcción de un cayuco volador que esquive los disparos militares y en el que quepamos todas las personas del mundo, quitando por supuesto a fascistas neoliberales o de cualquier otro tipo, tienen la invitación para cooperar y juntar todos sus saberes de ingeniería imaginaria rebelde.

frontera_ceuta_eltarajalAquí, en Europa, Planeta Tierra, vemos proliferar la mancha de los centros de internamiento. Como si de la radiografía de un cuerpo enfermo se tratase, el mapa continental muestra los centros de internamiento como una dolencia. Los centros de internamiento son prisiones étnicas en las que las personas que están encerradas dentro no han cometido otro crimen que el de ejercer su derecho a elegir el lugar donde quieren vivir. Estas personas esperan el castigo de ser retornadas a su país de origen en contra de sus voluntades. Han sido capturadas en controles racistas debido a sus apariencias, a sus rasgos característicos o a las actividades de venta ambulante -del tipo que sea- a las que han podido tener acceso para ganarse la vida, debido a su condición de extrema precariedad que les deja fuera de la carta de derechos mínimos.

Los centros de internamiento, las redadas racistas y los disparos en las fronteras militarizadas dan forma al dispositivo que nos permite experimentar la vergüenza ajena hacia su funcionamiento y hacia las personas y los poderes que quieren mantenerlo.

2014020812540430084Este dispositivo odioso nos enseña que la vergüenza ajena es también una militancia.

Primero los acribillan. Luego muestran el vídeo que demuestra que la culpa la tienen quienes intentaron cruzar. No se nos ocurren palabras de repugnancia que estén a la altura de los hechos. Las tenemos que inventar.

Para ser ingeniera o ingeniero imaginario rebelde hay que sentir e intentar transmitir el deseo de montar una empresa anticapitalista de demoliciones. La ingeniera y el ingeniero en cuestión saben que necesitan de comunidades mestizas para demoler instituciones abyectas. Para ello, la ciencia de la ingeniería rebelde piensa en cómo puede contribuir a nuevas cotidianidades que permitan ser, tomando palabras del poeta, “la distancia entre dos puntos“. Los ingenieros y las ingenieras rebeldes viven el amor y el odio como caminos no trazados a priori. Son caminantes que saben que no hay camino y que el camino se hace al andar, son, por lo tanto, ingenieros e ingenieras de caminos, de puentes y de comunidades revolucionarias que tienen muy claro que el destino de los centros de internamiento y de las fronteras es el polvo. Es justo derribarlos.

La ingeniería imaginaria rebelde es una ciencia nómada. Las personas nómadas sabemos que el devenir es una boda entre dos reinos, pero como no soportamos a reyes de ningún tipo solamente nos casamos con quienes no tienen papeles y han demostrado con sus sentimientos de amor y de odio que compartimos la sensibilidad de un mundo nuevo que ya existe porque lo estamos construyendo. Esa sensibilidad es nuestro reino y no pararemos hasta conquistarlo con bodas, fiestas, solidaridades, fugas, manifestaciones, cooperaciones e invenciones del día a día que hablen lenguajes nuevos que aún no conocemos. Hacemos escuelas de idiomas, buscamos abogadas y abogados para defender las injusticias, follamos, cuidamos, erramos, repensamos y, cada vez que lo vemos oportuno, ensayamos la obra de desmontaje y de derribo.

Devenires negros, orientales e indígenas, devenires mujer, devenires banlieue. La relación entre los devenires, los destornilladores, las escaleras, los megáfonos y los cayucos es clara: ¡abajo los muros de las fronteras!

Tenemos hermanos y hermanas en Latinoamérica, en Europa, en Estados Unidos, en Oceanía, en África, en los Orientes, en los pueblos, en los centros de las ciudades y en los suburbios. Tenemos hermanos y hermanas en todo el mundo para continuar con el desmontaje del mundo postcolonial y para construir entre todas las personas que “post” signifique final. Final del cuento que da inicio a este escrito, y no tan sólo después. Final del racismo institucional global e inicio del mundo en el que podamos elegir libremente el lugar donde queremos vivir.

Una vez oímos decir a un palestino que el deseo de dignidad es imparable. Solamente añadiremos al comentario que si la dignidad no tiene fin, las personas migrantes conquistamos y conquistaremos, cada día, el infinito.

Este manifiesto es un homenaje a quienes perdieron la vida en el intento de cruzar al otro lado. Nadie es una raya en el mar ni un grano de arena en el desierto. Entre todas lo demostramos cada día haciendo de su sueño una pasión política que continúa viviendo.

Sí se puede,
sí se puede,
sí podemos.

¡Abajo los muros de las fronteras!

Por Ingenieras imaginarias rebeldes

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • Meneame
  • Tuenti

No más muertes en las fronteras

cartel estatalEl pasado 6 de febrero un amplio grupo de personas migrantes de origen subsahariano intentaba cruzar la frontera hispano-marroquí en Ceuta. La extremada violencia de la intervención de la Guardia Civil, bajo las órdenes del Delegado del Gobierno y el Ministerio del Interior, se saldó con la muerte (asesinato) de 15 personas.
Los testigos que sobrevivieron hablan de numerosas ilegalidades: disparos de balas de goma y botes de humo contra las personas que aún estaban en el agua, violencia física desmedida a las que consiguieron salir y expulsiones ilegales a la frontera marroquí.

Las 15 personas muertas tenían nombres y apellidos e historias de vida que nos hablan de injusticia, de pobreza, de esfuerzo y de un enorme deseo de libertad y dignidad para los suyos. Estas muertes se suman a los miles de personas que han fallecido en las fronteras fruto de unas políticas migratorias europeas que condenan a las personas migrantes a la clandestinidad y al maltrato cotidiano por parte de las instituciones del Estado.

Condenamos la  desastrosa gestión del Ministerio del Interior que intenta criminalizar a las migrantes, negando el uso de material antidisturbios y justificando una política de extrema violencia contra las personas.

Nos negamos a aceptar con resignación esta realidad y por lo tanto nos convocamos a concentrarnos en defensa de los Derechos Humanos el próximo 12 de febrero a las 19h en las distintas ciudades para decir juntos-as:

- ¡BASTA DE MUERTES EN LAS FRONTERAS!
– ¡INVESTIGACIÓN DE LAS MUERTES EN CEUTA YA!
-  NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS
– ¡NINGUNA PERSONA ES ILEGAL!

Evento con el listado de ciudades convocantes: https://www.facebook.com/events/256654974502178/

Ciudades Confirmadas

Málaga: Plaza de la Constitución (19.30)
Barcelona: Plaça Sant Felip Neri (20:30h)
Zaragoza: Plaza del Pilar (enfrente Delegación de Gobierno) 19:00h
Salamanca: Subdelegación del Gobierno (Plaza de la Constitución) 20:00h.
Villena: Plaza Beata Agueda Hernández (Puerta de Almansa) 21:00 h
Madrid: Puerta del Sol. 20:00h.
Marbella:Parque de la Alameda. 19:30
Huesca: Pza Navarra, 19h
Cartagena: Paseo Alfonso XII, frente Instituto Isaac Peral, 19:00
Algeciras: Pza Alta, 19:00 h.
Lugo: Plaza Maior, 20.30h.
Granada: 20:00 h

Eventos FB:
Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • Meneame
  • Tuenti

Por un #Gamonal en cada ciudad, Huelga Total

clock_clock_3_clock1 copia 2La escala de los conflictos parece aumentar a pesar de la represión y de los recortes. Desde Turquía a Brasil, las explosiones multitudinarias han vuelto a tomar las calles y las plazas. Entretanto, en el Norte del mundo, la precariedad y el desempleo se imponen de nuevo como paradigma para que la eliminación de derechos sociales y laborales pueda avanzar sin obstáculos. Además, la privatización de sectores clave para el progreso como la sanidad, la educación o los recursos naturales supone el fin del estado del bienestar aniquilando las conquistas de las luchas pasadas y anuncian un futuro autoritario y limitado. La inercia de la izquierda institucional, partidos y sindicatos a nivel global parece haber interiorizado no solo que, como decía Margaret Thatcher, “no hay alternativa” sino también el dicho popular de “si no puedes con tu enemigo, únete a él”, adoptando muchas veces su lenguaje y sus objetivos.
En los ámbitos parlamentario y laboral la izquierda institucional juega un papel de mediadora del conflicto social, un conflicto que ni consiguen impulsar ni pueden detener. El chantaje laboral se ha convertido no solo en un negocio para las empresas que se benefician de una mano de obra barata, flexible y dispuesta a todo a cualquier precio, sino también en una oportunidad política rentabilizable: la izquierda quiere volver a capitalizar el sueño de la reconquista del viejo estado del bienestar basado en el varón trabajador y la familia, y los sindicatos el del pleno empleo precario. Ambas opciones no solo son indeseables, sino materialmente imposibles, por lo que es necesario una reflexión profunda por parte de estos actores.
En un episodio de la serie ‘Black mirror’ el protagonista vive en un mundo encerrado en una gran estructura: las paredes de su habitáculo son pantallas táctiles que transmiten sin interrupción programas pornográficos, publicidad y un reality show parecido a ‘Operación triunfo’. Como la mayoría de las personas, trabaja todo el día en un gimnasio pedaleando en una bicicleta estática para generar la electricidad necesaria para alimentar toda la infraestructura, mientras los más afortunados viven en casas con ventanas, varias habitaciones y tiempo libre. El sueño de todos los habitantes de este mundo es participar en el concurso televisivo para intentar ganar, puesto que solo de este modo es posible ascender en la escala social. En este mundo imaginario no existe amor: la competitividad y el éxito individual se han convertido en el único futuro posible. Sin duda un ejemplo metafórico sobre los crecientes límites que se están imponiendo a las vidas de las personas.
Hoy en día asistimos a una gran cantidad de protestas y huelgas de diversa índole en muchas partes del mundo, pero a pesar de ellas los cambios que se han producido son mínimos comparados con el alto nivel de movilización. Ejemplo de ello son las huelgas en Mallorca en defensa de la educación o las de los barrenderos y jardineros de Madrid, o la huelga indefinida de HP, o la lucha de las trabajadoras de Panrico, etc. La generalización de las huelgas extendiéndose a otros sectores de la sociedad mediante acciones de desobediencia y solidaridad no es más que el nacimiento de una nueva institución: una nueva alianza entre lo laboral y lo social o, mejor dicho, entre la sociedad en su conjunto para romper con la metáfora de la bicicleta estática.
Si las huelgas en las fábricas fueron y son en teoría la herramienta con la cual la clase trabajadora es capaz de infundir miedo a la patronal (privado) y a la clase política (público) para obtener mejoras laborales, hoy la propuesta de ley de seguridad ciudadana del ministro del interior Fernandez Díaz deja claro que el poder que en su momento tuvo la huelga laboral hoy lo tiene la inteligencia colectiva: nos tienen miedo, temen que podamos unirnos con la clase trabajadora y organizarnos en nuestras ciudades más allá de sindicatos y partidos.
La ley anti-aborto del estado español es otro abuso más que el gobierno quiere imponer a las mujeres para restaurar un régimen de subordinación total, de control del gobierno del 1% sobre la vida del 99%. Hoy necesitamos también una huelga que sea capaz de recuperar el derecho al propio cuerpo, a la autodeterminación y a una vida plena. Una huelga que debe unirse a muchas otras para formar una huelga total.
Si la desigualdad produce corrupción, no habrá democracia sin igualdad. Y para ello son necesarias una educación y una sanidad universales y gratuitas, una vivienda digna y asequible, una renta incondicional que distribuya la riqueza producida entre todas, y una información independiente a la que todas las personas puedan tener acceso. Estas son solo algunas de las premisas para una democracia real, y sabemos que no se trata de un problema de justicia sino de jurisprudencia. Solo podremos defender y construir nuestros derechos si nos organizamos para derribar las desigualdades, solo si somos capaces de construir nuevas alianzas.
Para ello, imaginamos una huelga total que nos permita a todas dejar de pedalear en nuestra propia bicicleta estática, construir bicis de todo tipo y echar a andar juntas para que podamos llegar a cualquier parte.
Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Identi.ca
  • Meneame
  • Tuenti